Miquel Barceló

Le bal des pendus, 1992

Felanitx (Mallorca), 1957

«En mis cuadros siempre hay un momento en el que parece que eso se desvanece, que el desastre se impone. Y ese vértigo me resulta necesario para seguir avanzando».

Miquel Barceló

 

Miquel Barceló es uno de los representantes más significativos de la pintura española contemporánea. Se relaciona con la generación de artistas que a partir de los años ochenta retoman la práctica de la pintura desde una sensibilidad matérica. Sus primeras obras son próximas al espíritu conceptual, pero después se interesa especialmente por el art brut y las obras del expresionismo abstracto americano, y empieza a trabajar una línea figurativa de tendencia expresionista. En 1982, a raíz de su participación en la Documenta 7 de Kassel, su obra empieza a ser reconocida en el ámbito internacional. Este período también está marcado por sus viajes y estancias en África y su inmersión en la cultura del Sahara. En la producción de Barceló se constata el tratamiento recurrente de algunos de los grandes temas y motivos de la pintura clásica —el paisaje, la naturaleza muerta, el taller del artista o el retrato— que reformula constantemente a partir de búsquedas con gran variedad de aproximaciones y de procedimientos pictóricos. Es el caso de Le bal des pendus, un bodegón contemporáneo que toma el título de un poema de Arthur Rimbaud y que, como toda naturaleza muerta, advierte de la fragilidad de la vida. Actualmente trabaja entre París, Mallorca y Ségou (Mali).

Publicaciones de la Fundació Suñol relacionadas